Educación

Clases presenciales son para mantener al magisterio inmóvil, decreto estatal debe revisarse: Poder de Base

El grupo sindical Poder de Base perteneciente al Sindicato y la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE-CNTE), consideró que el decreto emitido por el gobernador Alfredo Ramírez Bedolla, y por el cual las clases presenciales son obligatorias para las y los docentes, es una estrategia para mantener al sector magisterial inmóvil.

A decir de su secretario general, Benjamín Hernández Gutiérrez, las medidas decretadas por el Gobierno de Michoacán para contener la pandemia, deben revisarse pues la obligación de presentarse a laborar en las escuelas no contempla muchas aristas sobre la situación real que viven las y los maestros.

De acuerdo al líder magisterial, no es del todo cierto que la variante omicrón del virus sea “menos letal” como aseguran las autoridades y por lo que existe un riesgo real de contagio para las y los docentes, estudiantes y para las familias cuyos integrantes se exponen al acudir a las escuelas.

Asimismo, Benjamín Hernández lamentó que persista la falta de dotación de insumos sanitarios para cientos de escuelas en toda la geografía michoacana, pues las autoridades, no han atendido la problemática de los centros escolares.

Por ello, el dirigente del Poder de Base remarcó que las y los maestros no pueden “cumplir por cumplir” un decreto que no atiende de fondo el rezago en el que laboran cientos de miles de maestros, y quienes en algunos casos, prefieren oculta que se encuentran enfermos.

Cabe mencionar que por decreto, en Michoacán las clases presenciales son voluntarias, solo en educación básica, para las y los alumnos mientras que en el nivel medio superior y superior, es obligación de estudiantes y docentes el acudir a los centros educativos, pues de lo contrario, las autoridades impondrán sanciones y hasta el cese de las y los trabajadores que abandonen sus labores.

Por: Oscar Mendoza