Michoacán

Ejército despliega elementos para desactivar bombas enterradas en Tierra Caliente

Personal del Ejército Mexicano especializado en explosivos, fue desplegado en una docena de comunicados de los municipios de Aguililla y Tepalcatepec en la Tierra Caliente michoacana para desactivar artefactos que han sido enterrados en la zona por el crimen organizado y los cuales ya han militares heridos y civiles fallecidos.

A través de un comunicado, la Secretaría de la Defensa Nacional informó que se tiene conocimiento de que los artefactos explosivos han sido colocados en comunidades como “El Naranjo de Chila”, “El Bejuco”, “Plaza Vieja”, “El Cansangüe” y “Carapuato” en los mencionados municipios.

Y es que fue precisamente en el Casangüe, perteneciente a Tepalcatepec, donde el pasado 31 de enero pasado una mina enterrada en un camino estalló al paso de un convoy militar dejando daños en un vehículo blindado cuya tripulación resultó herida.

De igual forma, el pasado sábado 12 de febrero, un campesino de 78 años, y su hijo, fueron víctimas de la explosión de una mina cuando transitaban por un camino de terracería cerca de El Aguaje, en Aguililla y por lo que el campesino falleció en el sitio, mientras que su hijo resultó gravemente herido y fue trasladado a un hospital de Apatzingán.

Por ello, la Sedena señala que “si se localizan o visualizan indicios de un artefacto explosivo improvisado de fabricación artesanal, el escuadrón analiza la información y enseguida se traslada al área donde está el artefacto”.

Asimismo si se confirma que es un explosivo, “un militar la desactiva vestido con un traje que pesa al menos 30 kilos y que está hecho de placas metálicas llamadas kepler para resistir impactos de bala de alto calibre”, agregó la dependencia,

Por ello, en el explosivo localizado es colocado un percutor que es accionado vía remota con un cable desde una distancia de al menos 60 metros.

Cabe mencionar que hasta hoy, las fuerzas federales han decomisado una veintena de artefactos explosivos de fabricación casera, y los cuales, habrían sido elaborados por miembros del Cartel Jalisco Nueva Generación para ser ocultos en la maleza o enterrados bajo tierra.

Por: Oscar Mendoza