Nacional

¿Quién fue Rosario Ibarra de Piedra?

Rosario Ibarra de Piedraactivista mexicana, murió a los 95 años de edad el pasado 16 de abril, en Monterrey, Nuevo León.

La noticia de su deceso la dio a conocer la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), a través de sus redes sociales ofíciales.

Hasta el momento no se ha dado a conocer la causa de muerte de la también exsenadora en 2006 por el Partido de la Revolución Democrática (PRD). Sin embargo, políticos, activistas y amigos cercanos han manifestado sus condolencias a la familia.

¿Quién era Rosario Ibarra de Piedra?

María del Rosario Ibarra de la Garza, mejor conocida como Rosario Ibarra de Piedra, nació el 24 de febrero de 1927 en Saltillo, Coahuila.

Durante décadas fue la activista social más reconocida en México, además de convertirse en la primera mujer candidata a la Presidencia de la República Mexicana en 1982 y 1988, y haber sido nominada al Premio Nobel de la Paz en varias ocasiones.

El año de 1974 fue clave en la vida de Rosario Ibarra de Piedra, ya que su hijo Jesús Piedra Ibarra, acusado de ser guerrillero en La Liga 23 de septiembre, desapareció a manos de las autoridades y nunca se supo su paradero.

Esto la llevó a emprender una lucha en contra de las desapariciones forzadas en el país y a fundar, en 1977, el Comité ¡Eureka!, que hasta el momento ha logrado ubicar a 148 personas, según la CNDH.

En 2006, se convirtió en senadora por el Partido de la Revolución Democrática (PRD). Para 2019, la Cámara de Diputados le otorgó la Medalla al Mérito Cívico “Eduardo Neri y Legisladores de 1913”.

Tal reconocimiento se le dio por su labor a favor de los derechos humanos y por su acciones destacadas en el terreno cívico, político y legislativo.

También, en 2019, el Senado mexicano le dio la medalla Belisario Domínguez por sus actos a favor de los derechos humanos.

El legado de Rosario Ibarra de Piedra

El trabajo y solidaridad de Rosario Ibarra de Piedra que la llevaron a crear dicho comité fue uno de los mayores legados que dejó la coahuilense.

Durante la década de 1970, gracias a Eureka se contabilizaron al menos 564 desaparecidos por la represión del Estado mexicano.

Esta misma lucha también propició un empoderamiento femenino en aquellas madres que, al igual que la activista, tenían familiares extraviados.

Se formó un grupo conocido como “doñas”, conformado por al menos 80 madres de familia de personas desaparecidas que se enfrentaron al Estado con movilizaciones, entre ellas la huelga de hambre de agosto de 1978 frente a la Catedral de la Ciudad de México.

Tal suceso, en conjunto con las condenas de Naciones Unidas, hicieron que ese mismo año en el país se promulgara una Ley de Amnistía, dando libertad a algunos disidentes y permitiendo el regreso de exiliados.

Pese a los esfuerzos y lucha de Rosario Ibarra de Piedra, al día de hoy el paradero de su hijo Jesús sigue sin ser conocido.

Desde 1964 a la fecha se tiene el registro de 99,070 personas desaparecidas y no localizadas en México, de las cuales 74.64% son hombres y 25.84% son mujeres, siendo Jalisco, CDMX, Estado de México, Nuevo León y Michoacán los estados con más desaparecidos.

 

Con información de: tecreview